Arredondo, Vega de Liébana y Rionansa cuentan con nuevos instrumentos de planificación para reforzar los sistemas de prevención y anticipar su respuesta ante estos episodios

El Gobierno de Cantabria ha finalizado los trabajos de redacción de las nuevas guías locales de respuesta ante incendios forestales en Arredondo, Vega de Liébana y Rionansa, que implantan sistemas de prevención y de aviso a la población y protocolos operativos con el fin de anticipar la respuesta de los medios locales ante estos episodios.

Estos instrumentos de planificación serán obligatorios en los municipios de riesgo alto y recomendable en los de riesgo medio, una vez que finalice la revisión del Plan Especial de Protección Civil de la Comunidad Autónoma de Cantabria sobre Incendios Forestales (INFOCANT), actualmente en tramitación. 

Los consejeros de Presidencia e Interior, Paula Fernández, y de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, han asistido, en la sede del Gobierno de Cantabria, a la presentación de estas guías, en un acto que ha contado también con la asistencia de los alcaldes y representantes municipales de los tres municipios beneficiados.

Fernández Viaña ha destacado la importancia de estos instrumentos para prever una estructura organizativa y los procedimientos de emergencia por incendios forestales que se produzcan en un determinado término municipal y que impliquen, al mismo tiempo, una emergencia extraordinaria de protección civil.

Con estas guías, -ha explicado la consejera de Interior- se prevé la organización de los grupos locales, el catálogo de medios y las medidas de autoprotección para reducir la vulnerabilidad del municipio en caso de que se active la fase de preemergencia y emergencia del INFOCANT. “Ha sido un trabajo minucioso y conjunto de prevención y coordinación entre los ayuntamientos y los técnicos de las direcciones generales de Interior y Biodiversidad que va a mejorar la coordinación y la respuesta en la lucha contra los incendios forestales”, ha valorado la consejera.

Y es que, tal y como se ha expuesto en la presentación, quedan fuera del objeto de estas guías aquellos incendios forestales ordinarios, que competen la intervención de los medios de extinción de la Consejería de Medio Ambiente y no sea necesaria la activación del Plan Especial de Protección Civil por estos episodios.

Un servicio público dotado con más medios y personal

En esta presentación, el consejero de Medio Ambiente ha resaltado el refuerzo que supone contar con más medios y una estructura local para la extinción de incendios forestales y que se suma a un operativo formado por más 400 efectivos que son los que conforman el Operativo de Incendios Forestales. 

“Cantabria puede presumir al contar con un servicio público propio, que no todas las autonomías lo tienen, y que está mejor dotado que nunca en infraestructuras y medios personales”, ha subrayado el consejero Blanco, quien ha añadido que este operativo se ha incrementado un 36 por ciento en los últimos tres años.

Ha informado que hasta el momento se han quemado cerca de 5.500 hectáreas y, aunque actualmente el riesgo de incendios forestales no es elevado en Cantabria, se mantienen activada la alerta en su nivel 2 en la comarca forestal sur.  

Por último, Blanco ha agradecido el compromiso demostrado por el personal del Operativo contra Incendios Forestales que trabaja en Cantabria y ha apelado de nuevo a la colaboración ciudadana para “ayudar a acorralar a unos pocos que todavía no han entendido el mensaje y dejar sin excusas a aquellos que quieren limpiar el monte con incendios”. Ahora, ha recordado el consejero, Cantabria cuenta con una orden donde se regulan las quemas controladas y prescritas en la Comunidad, una herramienta que ha considerado “muy importante” para hacerlo de forma controlada y frenar la acción de los incendiarios.

En este punto, la consejera de Presidencia ha destacado, además, la incorporación de un segundo helicóptero en el último contrato efectuado por su departamento, que se incorpora al operativo contra incendios entre los meses de diciembre a marzo, cuando se producen más incendios en Cantabria. 

Contenidos de la guía local 

Esta guía contiene información exhaustiva de carácter técnico-organizativo a nivel local para que el ayuntamiento cuente con un conjunto de normas y procedimientos que permitan la movilización de los medios y los recursos humanos y materiales necesarios para la protección de las personas y bienes en caso de que se active la preemergencia ante un posible riesgo colectivo por incendios forestales.

Así, se localizan, por ejemplo, centros de recepción de medios, los puestos de mando avanzado, además de las infraestructuras o edificios más sensibles. También se identifican los albergues para facilitar los sistemas de evacuación, zonas de almacenaje del material de protección, ubicación del helipuerto y otras medidas de autoprotección necesarias para minimizar daños.

Asimismo, se establece el esquema de coordinación entre las distintas administraciones públicas llamadas a intervenir, cuestiones de formación y preparación para los efectivos intervinientes, la relación detallada de los medios locales con los que cuenta para afrontar este tipo de situaciones y todos los datos y contactos de interés para realizar la mejor organización.

Estos documentos tendrán una vigencia de 5 años y los ayuntamientos serán los encargados, a partir de ahora, de actualizar su contenido con los medios y servicios que se vayan incorporando al operativo local.

Además de por este tipo de siniestros, la Consejería de Interior también ha elaborado unas guías de respuesta ante inundaciones en los ayuntamientos de Reinosa, Val de San Vicente y Cabezón de la Sal, que se han puesto en práctica en los simulacros realizados recientemente y en los que se ha comprobado el funcionamiento del sistema de información y alertas a la población y los nuevos medios de intervención incorporados al dispositivo autonómico y también local.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *