Desde el lunes se ha comenzado a cerrar un consultorio rural diario debido a la falta de personal

Ahora que parece que se buscan soluciones para frenar la continua despoblación en las zonas rurales, debido al creciente descenso poblacional, y a la falta de personas que lleguen a vivir en los pueblos, como es el caso de Liébana y Peñarrubia, que cuentan con una población ya de por sí muy envejecida, uno de los problemas graves y acuciantes sigue siendo el sanitario, como lo demuestra el que a pesar de reivindicar por parte de médicos, enfermeras y autoridades municipales, la escasez de personal para poder cubrir el importante aumento poblacional, que se prevé para este verano que ya ha comenzado, las autoridades sanitarias no están por la labor de cubrir esas plazas de refuerzo que son totalmente necesarias, y que en Liébana se llevaban cubriendo hasta ahora para el refuerzo de este periodo veraniego, donde la población se multiplica considerablemente.

El equipo de enfermería de Atención Primaria de Liébana, nos ha confirmado que  “desde el pasado lunes, debido a la falta de personal de refuerzo, tanto médico como de enfermería, hemos decidido cerrar los consultorios rurales una vez por semana. Así, los lunes será el turno del consultorio de La Hermida; el martes, Camaleño; el miércoles, Cabezón de Liébana y Pesaguero: el jueves, La Vega, y el viernes, del  consultorio de Cillorigo de Liébana”.

Las profesionales sanitarias, son conscientes de que “la plaza de enfermería que nos ha confirmado la Gerencia de Atención Primaria, que reforzará el servicio desde el 4 de julio al 14 de septiembre, es totalmente insuficiente para la demanda que tenemos en estos meses de verano, donde la población se cuadruplica, y donde además de las personas que viven en la comarca, se unen los turistas, las personas que vienen a una segunda residencia a pasar estos meses, o los que se desplazan diariamente en autobuses, lo que sin duda aumenta considerablemente las asistencias diarias en toda la zona”.

Recuerdan que “debido al importante número de desplazados, siempre hemos contado con el refuerzo de un médico y de una enfermera, por lo que necesitamos al menos los servicios de un médico, y de otra enfermera para poder cubrir las vacaciones del personal y atender esa demanda estival. Lo fundamental-resaltan- es que con esta medida el Centro de Salud de Potes, siempre cuente con la atención de un médico y de una enfermera”.

Equipo de enfermería en la sala de juntas del Centro de Salud de Potes

El equipo de enfermería también ha decidido que “después de este viernes, dejaremos de vacunar contra el covid, por falta de personal para poder realizar este servicio” agregando que “además de nuestro trabajo en los consultorios, seguimos realizando PCR y extracciones de sangre, los lunes y jueves de cada semana”.

Durante estos días, se han iniciado obras de la reforma de la N-621 a escasos días del comienzo del verano, con cortes de tráfico, que de momento son parciales, principalmente, regulados por semáforos, por lo que a todos los problemas anteriores, el servicio de enfermería se muestra muy preocupado, porque al iniciarse estas obras en los meses de gran afluencia de visitantes a la comarca, “va a repercutir en los desplazamientos de las ambulancias que trasladan enfermos, y no queremos ni pensar que tengamos alguna urgencia importante, y se pueda encontrar la carretera en ese momento cortada totalmente, por lo que o contamos con el servicio del helicóptero, que en algunas situaciones igual no puede ser factible, o para salir de Liébana, habrá que subir al puerto de Piedras Luengas, para realizar el viaje descendiendo a Polaciones, y eso puede ser un gran problema”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *