La telecabina más popular de la región con vistas a los Picos de Europa recibe miles de visitantes

La estación inferior del teleférico de Fuente Dé (Camaleño) se encuentra estos días de verano repleta de turistas ansiosos, con la intención de ascender hasta el macizo y disfrutar del paisaje del interior de Picos de Europa.

Desde primeras horas de la mañana, los turistas, aparcan sus vehículos, por debajo de la estación, y llegan hasta la caseta de venta directa de entradas, junto a la rampa de acceso a las cabinas. Muchas personas eligen la opción de venta “on line”, canjeando por franjas horarias donde exista cupo disponible. Esta opción solo es posible para tarifa general de adultos y niños, ida y vuelta, y para el suplemento en bicicleta, para los amantes de las dos ruedas. El teléfono de contacto es el 942 736 610.

Hasta el día 19 de septiembre, el horario del teleférico es de 08.00 horas a 19.00 horas, siendo la última subida quince minutos antes del cierre. Las cabinas, con capacidad para veinte personas, debido al protocolo covid, suben en cada viaje a un máximo de quince, más el operario de la cabina, realizándose cinco viajes cada media hora. Es obligatorio el uso de mascarilla y hay dispensadores de geles hidroalcohólicos en las instalaciones, debiéndose guardar la distancia de seguridad.

La cabina salva un desnivel de 753 metros, ascendiendo a 1.823 metros, en un viaje que dura cuatro minutos, y que no deja indiferente a nadie que utiliza este medio, para llegar hasta la estación superior.

Miguel y Carmen, junto a su hijo Jesús, son turistas que han llegado desde Granada, para coger el teleférico. A medida que va ascendiendo, más entusiasmados están con lo que ven ante sus ojos. “Es increíble que en un momento subamos tanta altura y contemplemos los bosques, con las hayas a vista de pájaro, y las paredes verticales de los Picos de Europa”, comentan.

Al abandonar la cabina en la estación superior, los turistas, se dirigen en un primer momento hasta el mirador del Cable, plataforma al vacío donde se puede contemplar una panorámica única. El día está despejado y la vista es impresionante. Otros, optan por acercarse hasta la cafetería, visitar a pocos metros “El Portal de Picos”, empresa especializada en turismo activo, que realiza recorridos por el interior de Picos de Europa; contemplar el paisaje cerca de la estación, o realizar las rutas de montaña que se internan en el macizo.

Alejandro, de la empresa de guías de montaña de Asturias “Rumbo a Picos”, especializada en turismo activo de montaña, se encontraba en el mirador del Cable junto a un grupo de ocho personas. “Estamos recorriendo Picos de Europa con turistas de Madrid, Tenerife, Barcelona, Valencia y Valladolid. Hoy, nos hemos acercado al macizo Central, para realizar una ruta hasta Horcados Rojos, pasando por Cabaña Verónica. Les está encantando esta experiencia”.

Paz, es madrileña, y ya había venido a Picos de Europa en otra ocasión, pero entonces “estaba metida la niebla cuando subí en el teleférico, y no se veía nada”. La vista de esta vez no tiene nada que ver. “Esto es espectacular, y recomiendo a todos subir en el teleférico para disfrutar de estas vistas”.

María José, es de Tenerife y reconoce que “este paisaje es diferente a lo que te imaginas. Es todo muy bonito. El contemplar el valle de Liébana desde el mirador del Cable es único, disfrutando de tantos contrastes de colores. Me iré con ganas de volver y de repetir”, afirma.

Así también mostraba su asombro, Joana, de Barcelona. “Esto es una auténtica pasada. Es la primera vez que vengo y sin duda alguna regresaré, porque aquí hay mucho para ver y disfrutar. Vuelvo feliz a mi casa, después de recorrer estos parajes de Picos de Europa”, valoraba.

Miguel y Mafalda, matrimonio portugués, venían desde Lisboa, para disfrutar de la subida al teleférico, y poder contemplar el paisaje desde la estación superior. “Es la primera vez que venimos a Liébana. Hemos estado cuatro días y volveremos, porque estamos encantados de este paisaje”.

Javier y Felisa, junto con sus hijos, Juan y Javier, llegan a Fuente Dé desde Madrid. “Vinimos hace 30 años al acabar la carrera, y subimos a Cabaña Verónica. Nos gustó tanto, que ahora hemos traído a nuestros hijos para que lo conozcan. Esto es brutal, y te permite meterte en el corazón de Picos de Europa”, valoraban. Sus hijos, reconocían “estar impresionados”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *