Una de las alternativas es que sea la Administración o una fundación quien adquiera los edificios y que sean destinados a fines culturales

La torre de Mogrovejo (Camaleño) es uno de los edificios históricos más emblemáticos no sólo de la comarca de Liébana sino de toda la región. Desde la Edad Media se alza en la zona alta del pueblo, sobre el fondo del macizo oriental de Picos de Europa, y ha formado parte por derecho propio de la vida de los vecinos del pueblo. Ahora, la familia propietaria del conjunto histórico, que comprende la torre medieval, las edificaciones anexas y la capilla familiar, está dispuesta a poner en venta todo ese patrimonio.

Óscar Casares, alcalde de Camaleño, junto con José María Ballester, director del Programa Desarrollo Rural, Patrimonio y Territorio de la Fundación Botín, y Manuel Bahillo, director de la Fundación Camino Lebaniego, realizaron una visita a la localidad de Camaleño, y de una forma especial al conjunto de la casa-torre. Allí fueron recibidos por Vicente De la Lama, uno de los propietarios del conjunto monumental, en el que destaca la torre medieval, declarada, al igual que el conjunto histórico de la localidad, Bien de Interés Cultural en el año 1985.

En la actualidad, la localidad de Mogrovejo se ha convertido por derecho propio en uno de los lugares más visitados de la comarca de Liébana, recibiendo la distinción de Pueblo de Cantabria en 2017. Además, forma parte de la asociación de los Pueblos más Bonitos de España, desde el pasado año 2020.

Alternativas

Casares es consciente de la importancia de la torre en el pueblo y en el municipio. Por eso, como bien recordó en la conversación mantenida en el interior de la vivienda de la casa-torre, «en un principio, desde el Ayuntamiento planteamos a los propietarios nuestro interés por restaurar la torre, y así poder realizar una serie de modificaciones en la misma, para poder ser visitada y contemplar la magnífica vista que se disfruta desde sus almenas; pero poco después decidieron poner a la venta todo el conjunto de las viviendas, torre y capilla anexa. Hay que dejar claro que si un empresario decide adquirir el conjunto, ya que el Ayuntamiento no puede hacer una compra de estas características por su alto valor económico, la torre al ser declarada BIC es intocable, y el exterior del lugar se debe mantener como se encuentra en la actualidad, sin sufrir modificaciones».

Casares manifestó también que «desde el Ayuntamiento hemos mantenido conversaciones con la familia propietaria, y parece que existen tres opciones de venta. La primera de ellas supondría que una persona adquiera todo el conjunto para su disfrute, sin dedicarlo a ningún negocio; la segunda, que sea adquirido por una empresa, para dedicar las viviendas a un negocio que podría ser hostelero, restaurando el interior; y la tercera, que sea un consorcio o una Administración quien adquiera la propiedad, la rehabilite y la dedique a casa-museo».

«Abiertos a cualquier opción»

Por su parte, Vicente De la Lama, uno de los cinco propietarios del conjunto familiar, cree que «la opción de que una fundación o consorcio sea la que adquiera y rehabilite este lugar y lo destine a casa-museo sería la más correcta», aunque deja claro que «nosotros estamos abiertos a cualquier opción».

José María Ballester, director del Programa Desarrollo Rural, Patrimonio y Territorio de la Fundación Botín, se mostró de acuerdo en el planteamiento de que, «si se pone a la venta, debe de ser todo el conjunto», ya que, a su juicio, «no sería correcto vender por un lado la torre y por otro las viviendas y la capilla privada de la casa. Creo que un uso hostelero de este espacio singular, destruiría el sentido de lo que significa y ha significado para Mogrovejo y para Liébana, ya que forma parte por derecho propio de la historia de esta magnífica tierra, por lo que yo sería también partidario de que en una venta se adquiriese por un consorcio o fundación, que se hiciese cargo de todo el conjunto, para destinarlo a casa-museo, y de esta forma poder conservarlo para disfrute de las nuevas generaciones».

La torre de Mogrovejo domina la localidad de su nombre desde época medieval. Es una torre defensiva, con forma troncocónica, que tiene 21 metros de altura. En la actualidad, se conserva una puerta de entrada a la misma desde el edificio anexo, y está hueca en todo su interior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *