Su viuda e hija recibieron una placa y un retrato en un acto muy emotivo celebrado en la feria ganadera de Lerones

En el mes de diciembre de 2020 fallecía Enrique Muñiz, quien durante toda una vida fue responsable de la oficina ganadera de Extensión Agraria, en la villa de Potes, al servicio de todos los ganaderos de la comarca.

Aprovechando la celebración de la feria ganadera de Pesaguero, se le rindió hoy un emotivo homenaje póstumo, asistiendo su viuda, Elena Rodríguez y su hija Esther Muñiz.

En el acto, Verónica Vejo, dio paso a Patricia Santervás, en presencia de Enrique Sabarís, alcalde de Pesaguero, y del que fuera alcalde del municipio, Vicente Vélez, del resto de autoridades presentes, entre los que se encontraban  Guillermo Blanco, consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente; Isabel Urrutia y Pedro Gómez, diputados del PP; alcaldes de Pesaguero, Cabezón de Liébana,  Cillorigo de Liébana y Vega de Liébana; teniente de alcalde de Camaleño, y concejales del Ayuntamiento de Pesaguero, así como Carmen Ramasco, de la asociación Manada.

Patricia Santervás, manifestó que “este homenaje sirve para reconocer el trabajo, dedicación, ayuda, y saber hacer, de Enrique Muñiz, que nos acompañó y ayudó a todos en nuestra labor ganadera, con su cercanía, entrega, amabilidad y profesionalidad, hasta que en el año 2017 se jubiló, y tristemente fallecido en diciembre de 2020”.

También, reconoció, que “le echamos de menos, y especialmente en esta feria donde siempre acudió”. Dirigiéndose a Elena y a Esther, dijo que “vuestro marido y padre fue para este valle un referente inolvidable. Dicen que Liébana conecta sensaciones, pero Enrique conectaba emociones y sentimientos, y por ello el agradecimiento por lo que luchó por esta comarca y por los ganaderos, que le echamos mucho de menos”.

Seguidamente, se hizo entrega de una placa donde decía: “A D. Enrique Muñiz Alonso, por su colaboración y entrega en el municipio. Ayuntamiento y ganaderos de Pesaguero. 23-10-2021”. Igualmente, se entregó un retrato realizado por la artista Gloria Pisano, entre los aplausos de todas las personas presentes en el acto de homenaje.

Finalmente, Esther, emocionada, al igual que su madre, dio las gracias por el homenaje “de parte de mi madre, mía y de mi padre. También, queremos agradecer este homenaje al Ayuntamiento de Pesaguero, a todas las autoridades presentes y sobre todo a los ganaderos de Liébana, por haber decidido que mi padre merecía este reconocimiento profesional. Sé que él se sentía como en casa en esta tierra, a pesar de no ser de aquí, y donde nos esté viendo, estará orgulloso de todos vosotros”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *