Cantando Viento del Norte en la explanada frente a la ermita

Después de las celebraciones religiosas, comida campestre y animada romería en la explanada de la ermita

Vic La villa de Potes volvió a celebrar ayer la fiesta en honor de la Virgen de Valmayor. Después de la procesión y misa en la campa, que fue seguida por gran número de personas, fue el momento del reencuentro de familiares y amigos, que esperan con ilusión la llegada de esta fiesta en honor a la patrona de la villa. Responso por los hermanos cofrades difuntos, y de una forma muy especial por los últimos fallecidos, y momento de coger el porrón y comer las deliciosas pastas, después de que Elías Hoyal, párroco de la villa, diese la bendición, acompañado por Javier Gómez, alcalde de Potes, y por Jesús Gómez, presidente de la Hermandad.

Chipinge Fue el momento de charlas improvisadas, de acercarse al bar a tomar un blanco, y de reunirse con familia y amigos en los alrededores de la ermita, para poder disfrutar de la comida y de una agradable velada.

http://katerinska-kava.cz/?kontyziya=rande-na-jednu-noc-online-cz&d48=e8 De la parte musical, se encargó “Sal y Pimienta”, que animaron a la gente a bailar y disfrutar en la explanada frente a la ermita, concluyendo su actuación con el canto de “Viento del Norte” por todos los asistentes.

Ya por la tarde, los últimos que bajaron de la ermita, y como ya es tradición centenaria, pararon para merendar en La Tejera, camino de Potes.

Un año más, se cumplió la tradición, en un día agradable, con calor en la procesión de subida en andas a la Virgen, pero que luego a medida que fue avanzando la tarde, dejó una temperatura agradable. Todos los devotos y romeros, bajaron de la ermita, con la esperanza de volver de nuevo el próximo año a disfrutar de la fiesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *