La montaña, el mar y las figuras, son la esencia del trabajo de estos artistas con una amplia trayectoria

Joaquín Besoy, Antonio Moro y Carlos P. Inclán, son los tres pintores que hasta finales del próximo mes de junio, cuelgan su obra en la sala de exposiciones de la Casa de Cultura F.A.H. de la villa de Potes, en el barrio del Sol. Un total de 21 cuadros de diferentes formatos, que muestran la experiencia de una vida dedicada a la pintura, se ofrecen a la vista del visitante que recorre la sala. La inauguración de la exposición contó con la presencia de Javier Gómez, alcalde de Potes, que destacó la obra de los tres artista, y mostró su satisfacción “porque después de meses de pandemia, la cultura vuelve a brillar en las salas de exposiciones de la villa”.

El lebaniego, Joaquín Besoy, natural de Lon (Camaleño) es un  artista que refleja como nadie los paisajes de la tierra donde nació y de los Picos de Europa, durante las diferentes estaciones del año. Luces y nieblas, canales y cumbres, bosques y ríos de alta montaña, o aldeas donde aún predomina la arquitectura tradicional, son motivos que plasma en su obra. En esta ocasión, la villa de Potes, con el río Deva y el Quiviesa, los reflejos en el interior del bosque, las trasparencias, luces y brumas, o la majestuosidad del Naranjo de Bulnes, o pueblos como Bandujo, en el concejo asturiano de Proaza, forman parte del trabajo que muestra.

Antonio Moro, pintor de Santander, refleja en la exposición figuras que cobran vida en su pintura, tanto de personajes, como de animales u objetos. Detalles que se pueden escapar a la vista del espectador, pero que él capta con gran realismo, trabajando con una pequeña espátula y solamente con diez colores. Figuras de un músico o un encantador de serpientes en Marruecos; una imagen cotidiana de las calles de La Habana, un trompetista en La Concha (San Sebastián) o el mundo de la tauromaquia, en la plaza de toros de Santander, que tan bien conoce y refleja, son las obras que el espectador puede contemplar.

Finalmente, Carlos P. Inclán, nacido en Cádiz, pero residente en Santander desde 1951, es un gran especialista en paisajes donde el mar es el protagonista. El movimiento de las olas, los instantes de fuerte resaca, los cambios de tonalidades por efecto de la luz, los días de temporal, o las playas de Santander y su entorno, son los motivos principales que plasma en su obra, con cuadros de reflejos en la playa de Mataleñas, temporal sobre Mouro, preludio de marejada en el Sardinero, o las playas de Liencres.

La exposición colectiva se podrá contemplar hasta el día 30 de junio, en horario de 11.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 20.00 horas, excepto los jueves.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *