Participaron catorce ganaderías del municipio lebaniego de Vega de Liébana

La tradicional pasá del ganado bovino, procedente de diferentes pueblos del municipio de Vega de Liébana, por las calles de La Vega, camino del prado de El Chaparral, a las afueras de la localidad, fue el inicio ayer, de la VIII concentración ganadera de razas puras de ganado bovino, que es la última reunión ganadera que se celebra anualmente en la comarca lebaniega.

En esta ocasión, participaron catorce ganaderos que mostraron sus mejores ejemplares de diversas razas, reuniéndose en la finca habilitada para la ocasión un total de 750 cabezas de ganado, que fue distribuido en diversos corrales, para ser contemplado por numeroso público que asistió a la concentración ganadera, en un día totalmente despejado. La gaitera lebaniega, Leire Blanco, fue la encargada de amenizar la jornada.

Los ganaderos participantes fueron los siguientes: Constantino Cuesta, Antonio Bedoya, José Antonio Díez, Gloria Rábago e Iván Gómez, de Barrio; María Rosario Vada, de Campollo; Luís Miguel Vejo, de Ledantes; Mariano Rojo y Tomás González, de Bárago; Honorio Gutiérrez, de Tudes; Leopoldo Señas, de Valcayo; Miguel Ángel Dobarganes y Manuel Dobarganes, de Dobarganes, y José Miguel Martínez, de Toranzo.

La concentración ganadera estuvo organizada y patrocinada por el Ayuntamiento de Vega de Liébana, con la colaboración de la Consejería de Desarrollo Rural; Ayuntamientos de Liébana y Peñarrubia y de empresas del municipio y de la comarca.

En la entrega de obsequios a los ganaderos, que recibieron un campano y diversos lotes y vales de regalo, participaron Antonio Lucio, director general de Medio Natural; Gregorio Alonso, alcalde de Vega de Liébana; Julio Cires, presidente de la Mancomunidad de Liébana y Peñarrubia; concejales del Ayuntamiento de Vega de Liébana, y el juez de paz de Vega de Liébana.

El Ayuntamiento rindió un merecido homenaje a Nicolás Cuesta, de Barrio, por una vida de entrega a la profesión ganadera, que recibió un campano grabado de manos de Antonio Lucio, y el agradecimiento de sus nietos.

Finalmente, se realizó un sorteo entre todos los ganaderos que presentaron ganado, recibiendo Antonio Bedoya, un palé de 1000 kilogramos de pienso, obsequio de Agrocantabria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *