El director de cine cántabro Manuel Gutiérrez Aragón clausuró el festival, siendo el invitado de honor del mismo

libourne célibataires Espinama, fue el escenario durante el pasado fin de semana, donde se desarrolló el I Festival de Cine y Cortometraje en el Medio Rural y Natural. La iniciativa, que surgió con la idea de descentralizar la oferta cultural, de llevar vida a los pueblos y de poner en valor el medio rural y natural, se estructuró en cuatro apartados. Concurso, proyecciones y rutas de película. La sesión de clausura contó con la presencia de Manuel Gutiérrez Aragón, quien hace 50 años rodó en esa zona su ópera prima ‘Habla, mudita’.

peraleda de la mata paginas conocer gente Los premios y reconocimientos fueron entregados por Manuel Gutiérrez Aragón, director de cine; Oscar Casares, alcalde de Camaleño; Juan Carlos Fernández y Mamen Campo, de “Ruido Interno”, organizadores del festival, e Irene Díaz, gerente del Grupo de Acción Local Liébana.

http://doridori.es/?koldyn=tarot-rosa-cobo&f07=21  ‘Sembrando el futuro’, dirigido por Alberto Utrera, se convirtió en el documental ganador del primer Festival de Cine y Cortometraje en el Medio Rural y Natural de Espinama. En el apartado de ficción, el galardón se lo llevó la producción hispano-china ‘Silent storm’, dirigida por Grace Hsia; mientras que en la categoría videoarte el premio fue para ‘Reina y madre’ de Nacho Zubelzu y ‘Picos, hocicos, fauces y Reinas’ dirigida por Majo G. Polanco y Carlos López Terán. El jurado, otorgó una mención especial para ‘Bulit escucha la naturaleza’, de Mikel Urmeneta y Juanjo Elordi.

Tras la proyección de la película, “Habla Mudita”, rodada por Gutiérrez Aragón en paisajes lebaniegos, el director cántabro intervino en un animado coloquio, donde contó anécdotas del rodaje.

Gutiérrez Aragón, reconoció que “el rodaje de la película “Habla Mudita” que se desarrolla entera en Liébana, en escenarios de Bejes, Fuente Dé, Áliva, Dobres y Desfiladero de la Hermida, principalmente, fue muy duro, porque las pistas no estaban como ahora y Bejes no contaba con carretera y hubo que subir en un land rover. Se rodó en los meses de septiembre y octubre, hizo mucho frío e incluso un día nos nevó”.

El director de cine, recordó que “vine a Liébana un par de veces para elegir los escenarios y la verdad que fueron muy distantes, por lo que se convirtió en un problema a la hora de rodar. La sede estaba en Potes, desde donde salíamos en coche y luego cogíamos un lad rover y después había que ir andando a muchos de los lugares donde se desarrollaban las escenas”.

Sobre la escena final del autobús subido por encima de la carretera del desfiladero de la Hermida, dijo que “era algo surrealista un autobús allí donde nunca lo hubo”. Una persona del público, dijo que “se trataba de un autobús que durante muchos años realizó el recorrido entre Potes y Espinama, llevando viajeros”.

Con respecto a la presencia en la película del actor José Luís López Vázquez, señaló que “entonces era una estrella de cine y un actor clave en aquellos años, pero para él fue duro hacer la película, porque las escenas de lluvia o la niebla que se rodaron eran naturales”.

La jornada de clausura concluyó con el concierto de “Casapalma”.

El I Festival de Cine y Cortometraje en el Medio Rural y Natural ha contado con el patrocinio de la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Amiente, MARE, Consejería de Industria, Turismo, Innovación, transporte y Comercio, Fundación Camino Lebaniego, CANTUR, Ayuntamiento de Camaleño, Agrupación de Empresarios de Hostelería del Valle de Camaleño y el Grupo de Acción Local de Liébana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *