Gracias al trabajo del vecino Miguel González

http://timeadn.com/?narychniki=rencontres-femme-sur-auneau&0e3=20 La bolera de Pumareña, en el valle de Bedoya, siempre fue una de las boleras más importantes de la comarca lebaniega, donde se vivieron grandes partidas de bolos a lo largo de los años. Esa actividad se paralizó y la bolera se fue cerrando de maleza, hasta que un vecino del pueblo, Miguel González, de 84 años, viendo la gran afición que tiene su nieto, Ángel Casares, al juego de los bolos, decidió ponerse manos a la obra y adecentarla.

http://bacannales.fr/edit.php Para celebrar que Pumareña vuelve a contar con su bolera, junto a la ermita de San Miguel, se celebró ayer un acto organizado por Culturea Cantabria, que contó con la colaboración de la consejería de Economía, Año Jubilar Lebaniego, Red Cántabra de Desarrollo Rural, Grupo de Acción Local Liébana y Liébana. Conecta Sensaciones,

Lire l'article complet Hubo una charla sobre los Juegos y Deportes Tradicionales en Cantabria y sus vínculos con Europa, haciendo especial hincapié en el juego de los bolos, impartida por José Ángel Hoyos, secretario de la asociación europea de juegos y deportes tradicionales; se preparó el corro de la bolera y hubo una exhibición de los jugadores de bolo palma de Primera Categoría, David Cecin y Jonathan García, con una pequeña formación teórico y práctica sobre el bolo palma.

También, hubo un reconocimiento hacia Miguel González, por el trabajo desarrollado para limpiar y adecentar la bolera y por su gran afición al juego de los bolos, actuando el grupo de folclore tradicional “Alegría Cántabra” y finalizando la jornada con un picoteo por parte de vecinos y visitantes. Sin duda alguna un ejemplo a seguir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *